jueves, 2 de febrero de 2017

FOCOS DE VIOLENCIA IMPARABLE EN VERACRUZ… Y TLACOTALPAN

ColumnaSinNombre
@pablojair

Se han reportado al menos 10 asaltos en la zona conurbada de Veracruz-Boca del Río, la zona de mayor crecimiento industrial y comercial de la entidad, además de tener uno de los puertos más importantes de la República. La inseguridad, desatada.

Este miércoles, el secretario de Seguridad Pública, Jaime Téllez Marié, amenazó de manera contundente… pero a los bancos, no a los delincuentes: si en un mes no contratan medidas, entonces serán exhibidos; ya encarrerado, los culpó de los robos que han sufrido en los últimos días.

El Diario de Xalapa reporta: “El presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco-Servytur), Jesús Muñoz de Cote Sampieri, indicó que en las últimas dos semanas de enero se reportan al menos cinco robos diariamente”. Este miércoles trascendió (luego fue confirmado por la Secretaría de Marina) la desaparición de tres marinos que trabajaban en el área de inteligencia en el puerto de Veracruz.

Otra de las zonas azotadas es la del corredor de Orizaba-Córdoba, con sus municipios aledaños. Desde hace unos años se han registrado eventos violentos como balaceras, ejecutados y secuestros.

Datos del diario El Mundo, revelan cifra: “El maratón Guadalupe-Reyes concluyó con un saldo aproximado de 10 asaltos perpetrados en Córdoba, 12 personas ejecutadas en la región, y 11 choques y volcaduras en la carretera federal y autopista, cuyo saldo fue de 4 personas fallecidas y 17 lesionadas”.

Para esta región esta zona no es nuevo el fenómeno de la violencia o los atracos. Su posición geográfica, cercana a la capital del país y lugares recónditos para fácil ocultamiento (como la sierra de Zongolica) los coloca siempre en el ojo del huracán: durante buena parte del siglo pasado en esta región eran constantes los asaltos a choferes de camiones de carga e incluso fue caldo de cultivo para el nacimiento de organizaciones guerrilleras, donde llegaron a encontrarse hasta refugios con armamentos.

El diario NORESTE informa en este sentido en reciente nota del 31 de enero: “Reportes de la Fiscalía Regional revelan que en 30 días banda de asaltantes armados logró robar 21 tráileres en el tramo de la autopista Maltrata hacia Ciudad Mendoza, donde los conductores resultaron apuñalados, golpeados y uno ejecutado”.


Conforme avanzó el tiempo, los delitos fueron creciendo en violencia. De hecho, el crecimiento de la delincuencia organizada tiene mucho que ver con este fenómeno de violencia inusitada, deshumanizada, que se ha vuelto común.

Como “solución”, en recientes días el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares fue a entregar patrullas a Córdoba, pero ese mismo día le dejaron un “regalito” en el municipio de Fortín, conurbado a la Ciudad de los 30 Caballeros: un comando atacó a varias personas que se encontraban en un restaurante de la colonia Santa Leticia, dando muerte a una y lesionando a otras tres, entre ellas una niña.

Este miércoles, fuerzas federales tomaron control de la Comandancia de la Policía en Ciudad Mendoza, bajo un fuerte operativo. Horas antes, el gobernador Yunes Linares decía que era un error haber desaparecido a las Policías Municipales, pero en los hechos tuvo que tragarse sus palabras y dejar que la Policía Federal y la Marina tomara control de la seguridad en la región.

Al sur de Veracruz las cosas no pintan tampoco mejor: los recientes saqueos se transformaron en una pesadilla para habitantes de Agua Dulce, donde turbas entraron a las viviendas para robar, pero la ola de secuestros o ejecutados en la zona de Minatitlán y Coatzacoalcos es también una constante que se repite a diario. 

Lo más reciente fue la brutal ejecución de tres policías en el municipio de Las Choapas, quienes aparecieron decapitados en el municipio vecino de Huimanguillo, Tabasco. Lo anterior también causó que los policías estatales hicieran paro por el asesinato de sus compañeros.

En la capital veracruzana tampoco las cosas son mejores, pese a que la inseguridad había aparentemente disminuido en la entidad. 

De acuerdo a recientes declaraciones del presidente de la Coparmex en esta capital, Octavio Jiménez Silva, “hasta 200 robos al mes se han registrado en comercios de Xalapa, principalmente en tiendas de conveniencia… El año pasado aumentó la delincuencia, ahorita en enero, sobre todo en tiendas de autoservicio. Si más o menos había un promedio global sobre entre 40 y 60 robos llegó a 200″.

TLACOTALPAN, MUCHOS POLICÍAS PARA LA INCAPACIDAD DE DIÁLOGO

Este 1 de febrero se siguieron llevando a cabo las tradicionales fiestas de La Candelaria en Tlacotalpan. En este día, se realiza el famoso embalse de toros que ha sido la parte más criticable del festival, por el maltrato que se le da a los toros, los cuales son golpeados y lastimados en aras de la “diversión”.

Durante los días previos a los festejos, el Gobierno de Veracruz, a través de la Secretaría de Turismo, estuvo enviando mensajes de que serían prohibidos por completo los embalses de los toros, lo cual es una medida aplaudida especialmente para los defensores de animales. En lo personal, también se apoya la medida.

El problema es que en lugar de utilizar el oficio político para prohibir y anticipar cualquier protesta, al noble pueblo de Tlacotalpan los trataron peor que delincuentes y les mandaron más de 500 policías en helicópteros, lanchas y patrullas para resguardar el orden e impedir que se llevara a cabo el embalse.

Lo único que desató la presencia policiaca (a la que acusan de meterse en propiedad privada para detener a 60 ganaderos y vaqueros) fue que la población enardeciera y lo que es la fiesta patronal más popular de Veracruz estuvo a punto de convertirse en una batalla campal entre policías y pobladores. Al final, el Gobierno de Veracruz tuvo que recular y permitir el evento de los toros.

El superpolicía, el de la experiencia en seguridad, el que se supone maneja la tenebra como todo un Lord Sith, el entrón… hasta ahí quedó: rebasado por la negligencia de sus subordinados… ¿Irá a Tlacotalpan a regalarles 500 pesos de su bolsillo a los pobladores?

Como dice la chaviza: “Fale feeerga”...

EPÍLOGO: El gobierno panista de Veracruz arremetiendo contra el municipio panista de Tlacotalpan, gobernado por Homero Gamboa, ex director de Tránsito con el ex gobernador Fidel Herrera y tío de la diputada panista Maryjosé Gamboa. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario