martes, 30 de agosto de 2016

Entre Judas te veas


Por Miguel Angel Cristiani Gonzalez
Qué bueno que el delegado federal de la Secretaría de Economía en Veracruz y ex secretario de finanzas del gobierno del estado en la actual administración estatal, José Antonio Mansur Beltrán haya decidido renunciar al atractivo puesto público, para aclarar ante la Fiscalía General del Estado, las acusaciones penales que le hizo el gobernador electo Miguel Angel Yunes Linares, de que forma parte de un grupo de prestanombres del actual mandatario Javier Duarte de Ochoa.
Aunque la verdad sea dicha, no entendemos porqué el delegado federal de la Secretaría de Economía en Veracruz, haya tenido que presentar su renuncia al cargo, para poder aclarar ante la Fiscalía que las 16 propiedades que según publicación en el periódico Reforma tiene en Estados Unidos, las testificó como herencia al gobernador Javier Duarte, tan sencillo como presentar las escrituras de las propiedades.
Porque, además, según declaró las propiedades que tiene en el extranjero son producto de la riqueza de su padre que es un destacado hombre de negocios en Córdoba, José Antonio Mansur Galán.
Entonces resulta casi increíble que el hasta este lunes delegado federal de Economía, haya decidido “heredar” el patrimonio familiar de toda una vida de trabajo de su padre al todavía gobernador del estado.
"Al separarme del cargo, me permite presentarme como ciudadano afrontar y platicar con todos ustedes de lo que realmente hemos sido afectados. En su momento también participaremos con la Fiscalía para presentar todas las pruebas que se tienen para demostrar los falsos rumores y los falsos hechos que se tienen en contra mía y de mi padre" advirtió Mansur.
El delegado de Economía es el segundo funcionario que deja su caigo a raíz de las acusaciones de Yunes contra Duarte y sus allegados.
El 4 de agosto fue Arturo Bermúdez Zurita quien renunció al cargo de Secretario de Seguridad Pública del estado, señalado por el panista de tener 19 inmuebles en México y Estados Unidos, así como 23 empresas.
En ambos casos, los dos funcionarios renunciados, han asegurado que las acusaciones de enriquecimiento son totalmente falsas.
Por lo anterior, Pancho López el filósofo del pueblo se pregunta, cuantos más serán los funcionarios estatales o federales, que como Judas Iscariote habrán de renunciar al cargo, para ir a declarar que las acusaciones de enriquecimiento son falsas, negando en principio, formar parte de una red de prestanombres.
Al respecto resulta interesante recordar a uno de los apóstoles de Jesús, Judas Iscariote quien siguió a su maestro durante su predicación por Palestina y, según los Evangelios, fue el traidor que reveló a los miembros del Sanedrín el lugar donde podían prender a su Maestro sin que sus seguidores interfiriesen, tal como el propio Jesús había anunciado en la Santa Cena. Él mismo fue quien dirigió a los guardias que arrestaron a Jesús y les indicó quién era besándole.
Por su traición fue recompensado con treinta denarios, pero al poco tiempo se arrepintió de sus actos, intentó devolver las monedas a los sacerdotes que se las habían dado, y al no aceptarlas éstos, las arrojó en el templo. Luego, desesperado ante la magnitud de su delación, se suicidó ahorcándose de un árbol.
Por ello, la figura de Judas ha pasado a la tradición cristiana posterior convertida en la del traidor por antonomasia.
Probablemente a causa de la instintiva tendencia a la concentración de las culpas en tipos representativos, la historia de Judas acabó tomando motivos del antiguo mito griego de Edipo: en "la Leggenda di Giuda" se cuenta que los padres de Judas, Rubén y Ciborea, decidieron abandonar a las olas del mar a su hijo recién nacido porque en sueños habían sido advertidos de que causaría la ruina de su pueblo. Pero el niño no pereció ahogado, sino fue a parar a la isla Iscariote, de donde viene el nombre de Judas Iscariote. Educado por la reina del lugar, fue creciendo hasta que mató al hijo de su bienhechora, tras lo cual huyó a Jerusalén, donde entró al servicio de Pilatos.
Un día Pilatos le ordenó que le trajese unas frutas; para obtenerlas, Judas mató al dueño del huerto, que no era otro que su padre, Rubén. Pilatos lo nombró heredero del muerto y lo casó con su viuda. Cuando Judas descubrió el parricidio y el incesto con el que se había manchado, se hizo discípulo de Cristo para redimirse; pero pronto se dedicó a robar el dinero que el Maestro le confiaba y finalmente, por codicia, lo traicionó. Al arrepentirse de ello se ahorcó, y su cuerpo reventó esparciendo por el suelo sus entrañas a fin de que el espíritu malvado no saliese por la boca que había besado a Cristo.
Búscanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G.
En Twitter: @bitacoraveracru  
Página web: http://miguelangelcristiani.wix.com/news-blog-es

Correo: cristiani54@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario