martes, 24 de mayo de 2016

El negocito de los verificentros

Por Miguel Angel Cristiani G.

Ahora que se ha puesto de moda en la agenda veracruzana el tema de transparentar las licitaciones, sería muy saludable que también se hiciera lo mismo con la de los famosos verificentros, que de acuerdo con las reformas a la legislación en vigor, deben de contar con determinadas características y equipos, lo que los hace inaccesibles para la mayoría de los negocios existentes, hasta hace poco tiempo, ya que en su mayoría han tenido que cerrar, dejando el negocio para unos cuantos.

 Porque resulta que la mayoría de los verificentros que venían funcionando tuvieron que cerrar o van a tener que hacerlo, al no poder contar con la infraestructura y tecnología computarizada que se les está exigiendo ahora.
En el puerto de Veracruz, ya se han manifestado los dueños de verificentros antiguos, porque aseguran que los nuevos, con todo y sus equipos no han sido calibrados -como debería de ser- por una dependencia nacional y que en consecuencia son un fraude porque están cobrando por un servicio que en realidad no están cumpliendo.

Los taxistas del puerto, en voz de sus dirigentes, también han manifestado ya su inconformidad en contra de los verificentros, por considerar que las nuevas tarifas son más caras.

Aquí en la capital del estado, un taxista con quien platicamos sobre el tema, considera que serán cerca de cien los verificentros que habrán de cerrar, por no estar en condiciones de funcionar con los nuevos requisitos.

En contraste con el número de verificentros que han tenido que cerrar, únicamente han abierto tres o cuatro, que son los que ahora tienen el control del mercado y del negocio, lo que al final de cuentas parecería ser el propósito, detrás de la famosa modernización.

Porque, además, según nos comentó el taxista xalapeño, hace unos días, un pasajero llevó su automóvil a uno de esos nuevos verificentros, no pasó su vehículo la verificación porque al parecer tenía el escape muy ancho, pero le cobraron igual por el servicio.

Entonces lo llevó a otro verificentro, en donde le recomendaron ponerle una estopa en el escape y de esa manera pudo dar los parámetros para aprobar la verificación, así de sencillo.

Pero al igual que ocurrió hace unos días, en que el diputado Ricardo Ahued Bardauil se negó a votar en favor de la creación de la licencia permanente, por considerar que no existía transparencia en la licitación de esa concesión millonaria, también en el caso de los verificentros -que es otro negocito millonario- se debería de transparentar el proceso de licitación, para conocer las empresas participantes y quienes son los que quedaron como empresarios prósperos.

Para empezar, se podría dar a conocer la lista de los nuevos verificentros autorizados y los nombres de los empresarios que resultaron beneficiados.

Búscanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G.
En Twitter: @bitacoraveracru
Página web: http://miguelangelcristiani.wix.com/news-blog-es
Correo: cristiani54@hotmail.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario