martes, 19 de enero de 2016

Cambiar la mala imagen de la CEDH


Por Miguel Angel Cristiani Glez.

Una de las primeras tareas que tendrá que abocarse la nueva presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos Namiko Matzumoto Benítez será la de cambiar la mala imagen que se tiene de ese organismo autónomo, de que se trata de un ente burocrático, que no sirve para mayor cosa.

Luego de que fuera aprobada su designación gracias a la mayoría priista en el Congreso de Veracruz, con una votación mínima de 35 a su favor, de un total de cincuenta diputados, Namiko Matzumoto Benítez tendrá que trabajar para recuperar la percepción que existe de que esa comisión es un elefante blanco que no actúa ni resuelve nada.

La llegada de Namiko Matzumoto Benítez ha sido cuestionada por provenir de Comisión Estatal para la Atención y Defensa de los Periodistas, en donde ocupaba el cargo de secretaria ejecutiva.

Dicho organismo descentralizado, también ha sido cuestionado por la mayoría del gremio periodístico, que sienten que no ha actuado con todo el rigor que se debiera, aunque también hay que reconocer que existen algunos reporteros que aseguran que han sido amenazados y la Comisión Estatal de Atención a Periodistas los ha acompañado para presentar las denuncias respectivas ante la autoridad.

Precisamente por la inactividad e ineficacia de la Comisión Estatal de Derechos Humanos para resolver los casos de amenazas y violencia en contra de periodistas veracruzanos registrados en los últimos años, es que fue creada la Comisión Estatal de Atención a Periodistas.

Hay que recordar que la CDEH es la institución que supuestamente debería de velar por los derechos humanos de todos los veracruzanos.

Pero también en el caso de los migrantes centroamericanos que cruzan por nuestra entidad, tampoco se ha visto destacada su actuación.

Al contrario, ha sido objeto de observaciones por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que visitara la entidad hace unos meses.

Si la CDEH no ha podido cumplir con esas actividades que son fundamentales para preservar la seguridad y derechos de los ciudadanos, mucho menos ha destacado por realizar actividades de promoción, difusión, capacitación y enseñanza que permitan a niños, jóvenes y adultos conocer las funciones que se supone debe realizar.

 Namiko Matzumoto Benítez  deberá de llevar a cabo una reestructuración de la CDEH para que cumpla y funcione con las tareas que tiene encomendadas conforme al derecho, para que pueda empezar a dar una auténtica protección a las garantías constitucionales de la toda la población veracruzana.      

Todavía tiene cinco largos años Namiko Matzumoto Benítez y la posibilidad de reelegirse al frente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, para recuperar la confianza perdida entre los veracruzanos hacia una institución que debe de ser una garantía de protección a los que sufren violaciones y atentados a sus derechos civiles.

Visita nuestro portal de noticias de Veracruz: http://bitacorapolitica.com  
Búscanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G.
En Twitter: @bitacoraveracru  

Correo: cristiani54@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario