lunes, 23 de noviembre de 2015

El último año de gobierno en Veracruz

Por Miguel Angel Cristiani Glez.                       
Una regla no escrita de la práctica y ejercicio de la política veracruzana, es que por lo general, el último año de la administración, es el que sirve para dejar huella de lo que es el gobernador en turno. Sirve para definir cómo será recordado un mandatario, para bien o para mal.
Así ha sido y al parecer así será también en el caso del gobernador Javier Duarte de Ochoa.
En los primeros años de la administración estatal, según el propio estilo de gobernar de cada cual, se la pueden llevar tranquilamente, pero el último año, el del cierre, tienen que echar toda la carne al asador.
Hay que recordar como por ejemplo, don Agustín Acosta Lagunes, los primeros años no realizó casi obras ni hizo inversiones espectaculares, -se decía que hacia inversiones financieras- pero al final del sexenio, se dedicó a inaugurar construcciones lo mismo en la capital del estado que hasta iglesias en las zonas serranas y el último día de su administración entregó el Museo de Antropología de la Universidad Veracruzana.
En el pasado reciente, en la administración de Fidel Herrera Beltrán, de muy poco sirvió todo lo que anduvo haciendo todo su sexenio a lo largo y ancho del territorio veracruzano, porque será recordado por los veracruzanos, como el que dejó como legado, en los últimos días de su gobierno, la deuda más grande en la historia de Veracruz.
Al actual gobernador Javier Duarte de Ochoa le ha llevado todo su sexenio el cubrir las deudas que se contrajeron en la pasada administración.
Pero de acuerdo con lo anunciado este lunes en el tradicional “encuentro” con los medios de comunicación en la sala de banderas de palacio de gobierno, también podrá cerrar su administración a tambor batiente.
Primero porque con la reestructuración de la deuda, no tendrá que pagar tantos recursos y todavía le quedará una parte para poder salir airoso con los compromisos que se tienen y que no se han podido solventar.
Y ahora, la inversión multimillonaria que la federación habrá de destinar el año próximo al estado de Veracruz, le permitirán terminar su gobierno, prácticamente dando banderazos de inicio y terminación de obras.
No son únicamente inversiones en infraestructura, son recursos económicos de un monto “histórico”, de 32 mil 626 millones de pesos. Esto significa un incremento del 78.2 % con relación a lo obtenido en este año 2015 (18,316 millones de pesos).
Al hacer el anuncio, el gobernador Javier Duarte de Ochoa estuvo acompañado por los legisladores y las legisladoras que integran la bancada del PRI en el Congreso Federal.
De acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación 2016, el presupuesto aprobado es equivalente al 4.4% del Producto Interno Bruto Estatal, que será invertido en infraestructura pública en Veracruz para el próximo año.

Este monto, es parte del Presupuesto Federal total aprobado, que es de 106 mil 111 millones de pesos para Veracruz en el próximo 2016.

Para quienes no quieren o no pueden ver lo que es obvio, el presidente de la república Enrique Peña Nieto le está dando el total respaldo al gobernador Javier Duarte de Ochoa, porque sin las inversiones de la federación, está visto que es muy poco lo que se puede hacer.
Por eso también el gobernador Javier Duarte agradeció públicamente “al principal aliado de Veracruz al Presidente Enrique Peña Nieto. Estos recursos federales son una muestra más de la cercanía y del trabajo comprometido que nos une”.
Más claro, ni el agua.
Cabe entonces preguntar: ¿Qué significa este presupuesto para los veracruzanos?
 Son obras que impulsan el desarrollo social y la infraestructura a lo largo de todo el Estado.
Solo para ejemplificar: en el ejercicio 2015, por cada peso aportado en inversión pública por el Gobierno del Estado, la Federación aportó 2; para el Presupuesto de Egresos de 2016, se logró una inversión impulsada de 10 a 1, lo que significa que por cada peso aportado por parte del Gobierno de Veracruz, la Federación invertirá 10 pesos.
Estos recursos son fundamentales para seguir cambiando el rostro de Veracruz.
Responden a una visión de largo plazo para potenciar el desarrollo económico y lograr el crecimiento sostenido y sustentable, con el que nos comprometimos.
 Lo hacemos, aprovechando los beneficios de las reformas estructurales, principalmente a partir de los sectores, energético, de comunicaciones, de inversiones y desarrollo portuario.
Estos 32 mil 626 millones de pesos, responden a una estrategia de asignación de recursos distribuidos a lo largo del Estado.
Menciono tan sólo algunas de las principales obras que se llevarán a cabo en los próximos meses:
Se invertirán 14,310.8 millones de pesos en apoyo a los proyectos estratégicos, que representan el 43.9% del total, entre los que destacan:
Obras de Ampliación del Puerto de Veracruz por 1,668.1 millones de pesos.
Modernización de la Carretera Tuxpan-Tamiahua, por un monto de 105 millones de pesos.
Construcción de la carretera Tempoal-Pochuco-Corozal por 47.7 millones de pesos.
Construcciones en la Heroica Escuela Naval Militar por 148 millones de pesos.
Obras de ampliación en el Puerto de Coatzacoalcos por 538 millones de pesos.
Modernización de los tramos carreteros San Andrés Tuxtla-Catemaco y Cosoleacaque-Jáltipan-Acayucan por 500 millones de pesos.
Entronque Allende –Entronque Nuevo Teapa, por 180 millones de pesos.
Libramiento ferroviario en Veracruz, en el tramo conocido como Santa Fe, por 132 millones de pesos.
Así las cosas, el año entrante, es decir, en unos cuantos días, a partir de enero, empezarán a llegar recursos millonarios como nunca antes se ha visto, para reactivar la economía de los veracruzanos.

Visita nuestro portal de noticias de Veracruz: http://bitacoraveracruz.blogspot.mx
En Twitter como: @bitacoraveracru   
Búscanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G.
Correo: cristiani54@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario