lunes, 28 de septiembre de 2015

Diputados locales y su mal ejemplo


Por Miguel Angel Cristiani Glez.

En secreto y a puerta cerrada, en Sesión Privada, -como si se tratara del Consejo de Administración de una Empresa y no de un poder público- el Congreso del Estado de Veracruz se reunió el pasado viernes, con el propósito de aprobar el presupuesto de egresos del Poder Legislativo para el ejercicio 2016.

En un mal ejemplo, para quienes se suponen deben de ser ejemplo de transparencia y acceso a la información, los señores y señoras diputados locales, decidieron a puerta cerrada y en sesión privada, sin permitir el acceso al público o a los medios de comunicación, la forma y el monto de lo que habrán de gastar el próximo año.

Como los reporteros que cubren normalmente la fuente, no pudieron entrar al salón donde se supone discutió y aprobó el generoso presupuesto, al término de la reunión, se les convocó para hacerles saber –lo que se quería dar a conocer- que los diputados aprobaron el proyecto de presupuestos del Congreso del Estado para el año entrante que será de 676.9 millones de pesos.

Pero no se dieron a conocer específicamente en que partidas o rubros se van a gastar esos 676 millones de pesos, de cuanto es lo que se erogará en cada una de las áreas direcciones o departamentos, como recursos humanos, finanzas, jurídico, comunicación social, biblioteca, informática, recursos materiales.

Simplemente, el diputado Tonatiuh Pola Estrada y el director de Tesorería, Serafín Hernández Sagaón, se concretaron a informar que el presupuesto por 676.9 millones de pesos y contempla una actualización de 60.9 millones para sueldos y prestaciones de los empleados sindicalizados, así como para reforzar las tareas de auditoría y del Centro de Estudios para la Igualdad de Género.

Pero como la reunión de los diputados locales fue privada, a puerta cerrada, no se pudo saber por ejemplo, si habrá un “bono de partida” el año entrante en que se supone termina la actual legislatura, mucho menos a cuánto ascenderá.

Tampoco se especificó si los diputados que ya reciben mensualmente una “dieta” que según versiones periodísticas es de más de 150 mil pesos, también recibirán un sustancial incremento, aunque la tendencia es a que se tienen que hacer disminuciones en los gastos.

Los diputados federales, ya han dicho con todas sus letras, que no habrán de recibir aumentos en sus remuneraciones y que habrán de renunciar a algunos beneficios extras como el pago de gastos médicos.

Aquí en el terruño, la justificación que se dio para pedir más dinero, lo que implica una diferencia de 9.8 por ciento respecto del ejercido durante el año que corre, y que permitiría actualizar sueldos y prestaciones de los empleados sindicalizados, contratar personal para reforzar las tareas de fiscalización y del Centro de Estudios para la Igualdad de Género y los Derechos Humanos, y remodelar parte del Palacio Legislativo.

Hay que recordar que también recientemente, se dieron a conocer los sueldos que ganan los directivos del sindicato de trabajadores del poder legislativo, que andan por los cientos cincuenta mil pesos.

Así las cosas, en lo obscurito y a puerta cerrada, los diputados locales en plena crisis de recursos económicos, tienen la desfachatez de solicitar un aumento de casi 10 por ciento a su presupuesto para poder disponer el año entrante de 676 millones de pesos.

De acuerdo con el boletín oficial, el tesorero del Congreso considera que “Más que un aumento, frente a los 616 millones correspondientes a 2015 se trata de una actualización o “regularizable” de cerca de 60 millones, que permitiría a la LXIII Legislatura cubrir el incremento salarial otorgado a los empleados de base –que se aplica a partir de septiembre con retroactividad a enero pasado–, prever el del año entrante y dar la totalidad de las prestaciones a 20 trabajadores que obtuvieron su plaza en administraciones anteriores.

En el caso de los 50 diputados –afirmó Tonatiuh Pola– no hay incremento alguno ni se tendrá el llamado bono de marcha. El Tesorero aclaró que se contrataría a 20 especialistas, quienes fortalecerían las tareas encomendadas en los 212 municipios de la entidad a la Dirección y al Departamento de Auditoría y Revisión de Cuenta Pública, dependientes de la Secretaría de Fiscalización del Congreso local. También, hasta cinco personas para el Centro de Estudios para la Igualdad de Género y los Derechos Humanos, creado recientemente.

Además, se realizarían trabajos de remodelación en el edificio principal del Palacio Legislativo y se estudia la posibilidad de rentar un espacio fuera del inmueble, en el que ya no hay lugar para más oficinas.

Comenta Pancho López el filósofo del pueblo: que si todo mundo se tiene que apretar el cinturón, porque no hay recursos económicos, porqué entonces los diputados –levanta dedos- pueden no solo seguir cobrando, sino aumentar en un 10 por ciento su presupuesto para el año de partida que será de 676 millones de pesos.

Visita nuestro portal de noticias de Veracruz: http://bitacoraveracruz.blogspot.mx
Estamos en Twitter como: @bitacoraveracru   

También búscanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G.

No hay comentarios:

Publicar un comentario