martes, 7 de abril de 2015

Ya nos “frackiaron”


Por Miguel Angel Cristiani Glez.

Aunque en su momento, cuando estaba en discusión la aprobación de la famosa Reforma Energética, se cuestionó sobre la posibilidad de extraer gas shale, mediante la técnica de fracturación hidráulica conocida como “fracking” se dijo y aseguró que en Veracruz no existía, pues resulta que no es verdad, porque nuestra entidad es una de las que cuenta con ese recurso.
Pareciera que el problema es solamente es la gran cantidad de agua que se requiere para poder perforar un solo pozo para extraer gas shale, ya se requieren de 9 a 29 millones de litros (29 mil metro cúbicos), lo que significa una competencia para el consumo y posibilidad de disponibilidad del vital líquido para el consumo humano.
Este asunto ya fue reconocido por la Secretaría de Medio Ambiente (Semarnat) en la "Guía de Criterios Ambientales para la Exploración y Extracción de Hidrocarburos contenidos en Lutitas", que publicó recientemente.

Esto representa más de siete veces el volumen promedio de agua anual por habitante, estimado para 2015 en 3 mil 982 metros cúbicos.

"En función de la profundidad, extensión y permeabilidad del yacimiento, cuando se perforan varios pozos en una región determinada, se compite por el agua para otros usos, comprometiendo el derecho humano al agua, es decir al agua para consumo doméstico, así como el agua destinada para la producción agrícola y el sostenimiento de ecosistemas”.

En los lineamientos ambientales sobre las actividades de exploración, perforación y terminación del pozo, la dependencia también advierte sobre otros impactos en caso de que el proceso no se realice bajo condiciones de protección ambiental.

Entre ellos señala la contaminación de los acuíferos y del suelo, afectación a la infraestructura carretera y habitacional, así como la pérdida de biodiversidad.

Respecto a la contaminación de los acuíferos, expone que, cuando llega a presentarse un fallo en la estructura del pozo inyector y éste se encuentra en la proximidad de los acuíferos, éstos pueden contaminarse con las sustancias químicas adicionadas al agua de fracturamiento o por el hidrocarburo extraído.

"Existen más de 750 tipos diferentes de químicos en el fluido de perforación entre los cuales algunos se consideran cancerígenos, otros pueden afectar al sistema endocrino, causar daños en el sistema nervioso, o provocar alergias", advierte la secretaría.

Es importante tomar en consideración que el líquido de perforación se combina con sustancias disueltas en el sedimento de lutita, como son metales pesados, metaloides y metano, lo que provoca reacciones químicas imprevistas de naturaleza nociva para la salud humana y de otros organismos.

El "frackíng" es parte de la técnica de la perforación de un pozo vertical para extraer hidrocarburos que se encuentran en formaciones rocosas denominadas lutitas, que suelen encontrarse en el subsuelo a profundidades de entre mil y 5 mil metros.

Según el documento oficial, se han identificado reservas de aceite y gas contenidos en lutitas en Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, San Luis Potosí, Querétaro, Veracruz, Hidalgo, Puebla, Oaxaca, Tabasco y Chiapas.

De acuerdo con la Administración de Información Energética de Estados Unidos (EIA, por sus siglas en inglés), en México existe un recurso técnicamente recuperable de 545 billones de pies cúbicos de gas y 13 billones barriles de aceite contenido en lutitas.

Se enlistan también las afectaciones en caso de que los operadores petroleros no apliquen medidas de protección ambiental:
  • Disminución de disponibilidad del agua en ecosistemas y para uso y consumo de los seres humanos.
  • Contaminación de los acuíferos.
  • Contaminación del suelo.
  • Contaminación por radiactividad de aguas de retomo en procesos de extracción de hidrocarburos.
  • Contaminación del aire y contribución al cambio climático.
  • La explotación de gas genera emisiones de gas metano, carbón negro y bióxido de carbono.
Afectación a la infraestructura carretera y habitacional:

-Por el intenso tránsito de camiones pesados y los movimientos telúricos que pueda ocasionar la reinyección de fluidos.
Pérdida de la biodiversidad
-Por el desmonte de grane áreas, la construcción de caminos, el intenso tráfico de vehículos, el polvo y el ruido.
Así las cosas, no tardará mucho tiempo, para que empecemos a sufrir las consecuencias de la explotación petrolera de gas mediante la técnica de "frackíng" en Veracruz.

Comenta el filósofo del pueblo Pancho López:

Que los candidatos a diputados federales de todos los partidos –deberán hacer algo más que dar conferencias de prensa en el café de Enríquez- para al menos lograr que los votantes se enteren de que existen.


Visita nuestro portal de noticias de Veracruz: http://bitacoraveracruz.blogspot.mx
Estamos en Twitter como: @bitacoraveracru   
También búscanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G.

No hay comentarios:

Publicar un comentario