jueves, 21 de agosto de 2014

La mutilación del mural de Clemente Orozco en Orizaba


Por Miguel Angel Cristiani Glez.

No se puede encontrar ninguna justificación, para el atentado al patrimonio cultural de todos los mexicanos, que el alcalde del ayuntamiento de Orizaba Juan Manuel Diez Francos acaba de acaba de ordenar y llevar a cabo, al “mutilar” un mural del célebre pintor José Clemente Orozco abriendo un hueco a manera de ventana, para que pueda asomarse desde ese lugar a dar el grito de independencia.

La única justificación es la de la más absoluta ignorancia, al desconocer que la obra de José Clemente Orozco no solo es un patrimonio cultural histórico de todos los mexicanos, los veracruzanos y con más razón de los ciudadanos orizabeños, a quienes supuestamente debe de representar el presidente municipal.

Pero la ignorancia tampoco justifica el que una autoridad municipal pueda ordenar la destrucción de lo que constituye un patrimonio universal del arte y la cultura nacional.

Se trata de una expresión más, desgraciadamente, del autoritarismo con que actúan muchos de los presidente municipales, que cuando llegan al ejercicio del “pinche poder” se marean, pierden el piso y sienten que son amos y señores de su feudo, que pueden hacer lo que se les venga en gana, sin que nadie les pueda poner un alto.

Es clásico, que en los primeros meses después de haberse senado en la silla del palacio municipal, una de sus primeras acciones, consiste en mandar a remodelar el parque o zócalo que se encuentra enfrente del palacio municipal, donde no hay un quiosco lo mandan a poner, y donde existe lo mandan a quitar, donde hay árboles, los quitan para hacer una explanada, cuando menos, quitan o ponen las bancas.
Esa tentación no falla, de alguna u otra manera, todos terminan metiéndole la mano a la plaza pública municipal.
Pero en este caso el alcalde, sintiéndose posiblemente representante del rey en su feudo, no solo mandó a abrir una ventana en una pared, sino que ordenó destruir parte del mural de José Clemente Orozco que es un patrimonio cultural, para poder cumplir uno de sus caprichitos, el dar el Grito de Independencia, de cara al río.
Lo más lamentable de todo esto, es que ninguna autoridad del Congreso del Estado de Veracruz, del Instituto Nacional de Antropología e Historia, de la Secretaría de Educación Pública federal o estatal, ya cuando menos del Instituto Veracruzano de la Cultura, se han dado por enteradas y mucho menos han tomado cartas en el asunto.
La mutilación del mural “Revolución Social” de José Clemente Orozco en el palacio municipal de Orizaba por órdenes del presidente municipal Juan Manuel Diez Francos, no solamente debe de causar indignación y coraje, amerita una sanción proporcional al daño causado al patrimonio cultural de los mexicanos.

Visita nuestro portal de noticias de Veracruz: http://bitacoraveracruz.blogspot.mx       
Estamos en Twitter: @bitacoraveracru    

Búscanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G.

No hay comentarios:

Publicar un comentario