miércoles, 18 de junio de 2014

Causas de la crisis en Catemaco


Por Miguel Angel Cristiani Glez.

Uno de los lectores de la columna Bitácora Veracruzana, nos amplió y detalló algunos conceptos sobre el tema tratado en este mismo espacio titulado "Catemaco sufre la peor crisis en su historia" en el que se hacía referencia a la situación en que se encuentran atrapados los prestadores de servicios turísticos, restauranteros, hoteleros, lancheros, taxistas, comerciantes, ante la disminución del número de visitantes a esa, que es sin lugar a dudas, una de las regiones más bellas del estado.


Las causas que originan esta situación son ocasionadas por los mismos catemaqueños, quienes llevan años sembrando abusos y embustes contra los turistas. Tienen además la mala costumbre de imitar todo lo que ven medianamente exitoso que hacen otros, ya que nadie es capaz de discurrir sus propias ideas y ponerlas en práctica.

Los buitres de las motos que están en las entradas (todos comandados por una sola persona), persiguen y arrastran al turismo a sitios donde les dan parte de lo que logren despojar a los turistas que lleven. Absolutamente todo allí tiene un precio, y será reverenciado aquel que logre estafar al visitante con un monto mayor al de los demás.

Las lanchas: eso es de los principales problemas en Catemaco, hace muchos años, alguien inició esto, le fue bien y… a copiar todos los que pudieron. Ahora son miles y ni la mitad logra hacer un viaje. Las lanchas son la principal fuente de empleo en Catemaco y principal fuente de estafa y de trabajadores sin un solo beneficio de ninguna especie, sin prestaciones, sin quien los represente ni nada.


Los brujos: Desde aquella convención en 1970 que organizara Gonzalo Aguirre la brujería es lo que dio fama nacional e internacional a Catemaco y lo que terminó por destruirlo. La enorme fortuna que consiguieron amasar algunos codiciosos usureros con la brujería estimuló a miles a hacer lo mismo (¿ya había yo dicho que en Catemaco son copiones?) ahora son verdaderos artífices del engaño y la rapiña.

Si uno le da empleo a un Catemaqueño, indudablemente cumplirá con el trabajo encomendado en tanto no empiece a tener síndrome de abstinencia, en cuyo caso destripará en el acto sin mediar absolutamente ninguna explicación; simplemente desaparecen. Y además hay que saber que siempre habrá algunas salvedades. 

1.-No hará absolutamente ningún trabajo que no se haya acordado previamente. 

2.-Es menester evitar a toda costa que se consiga un teléfono portátil, so pena de no cumplir con su cometido.  

Así las cosas, en el bello y enigmático municipio de Catemaco.

Visita nuestro portal de noticias de Veracruz: http://bitacoraveracruz.blogspot.mx    
En Twitter: @bitacoraveracru   
En Facebook: Miguel Ángel Cristiani G.


No hay comentarios:

Publicar un comentario