martes, 29 de abril de 2014

Caerán enormes “granizos” en inversiones para Veracruz



Por Miguel Angel Cristiani Glez.

Cuando se habla de millones de pesos, resulta complicado el poder imaginar lo que se puede hacer con esas cifras, en lo particular, me resulta difícil el tener una idea precisa de todo lo que se puede lograr, pero el asunto se complica aún más, cuando en lugar de hablar de millones de pesos se trata de billones de pesos.

Es decir, que ya no son millones de pesos, sino que estamos ante millones de millones de pesos.
Creo sinceramente, que tan solo unos cuantos mexicanos, estoy pensando en Carlos Slim el hombre más rico, no solo de nuestro país, sino del mundo, pueden darse el lujo de pensar en esas cifras, a lo grande.

Pero para la mayoría de los simples mortales, como su servidor, siempre resulta complejo y espinoso el echar a volar la imaginación en cantidades millonarias.

Por eso, cuando escuché al presidente de la República, Enrique Peña Nieto anunciar que en lo que resta de su administración se van a invertir en materia de infraestructura 7.7 billones de pesos, recordé las clases del maestro Francisco Gutiérrez en la facultad de Periodismo –que este mes festejará sus 60 años de fundada- que cuando se utilizara alguna cifra, habría que procurar dar también algún dato comparativo, para que entonces se pudiera tener un punto de referencia.

Así lo hizo el propio Presidente Peña Nieto dijo que esa inversión de 7.7 millones de millones de pesos. Es como si todos y cada uno de los mexicanos, aportáramos alrededor de 70 mil pesos, para construir las obras que necesita el país.

Los políticos y expertos en economía aseguran que El desarrollo de infraestructura, es la forma más tangible y concreta de transformar una Nación.

Porque gran parte de la competitividad, del crecimiento económico y del bienestar social de los países, está determinado por contar con instalaciones de vanguardia, en aeropuertos, carreteras, puertos, telecomunicaciones, trenes, centrales eléctricas, complejos petroleros, gasoductos, presas, hospitales, equipamiento urbano y desarrollos turísticos, entre otras.

Aunque en la presentación del Programa Nacional de Infraestrura 2014-2018 presentado este lunes en Los Pinos, no se hace referencia a la construcción de alguna refinería, como la que se anunció en la pasada administración federal, pero nunca se concretó el proyecto, en el que se debió otorgar al puerto de Tuxpan por contar con todas las condiciones adecuadas para su realización, pero el Presidente Felipe Calderón se lo quiso llevar al centro del país, en donde nunca se hizo nada.

La construcción de una refinería es fundamental, más allá de la reforma energética, que parece que ahora solamente se trata de sacar la mayor cantidad de petróleo posible, para llevarlo a procesar al extranjero y regresarlo convertido en gasolina, que tenemos que pagar cada mes más cara.

La buena noticia es que para el estado de Veracruz dentro de esos proyectos estratégicos de desarrollo para impulsar la economía y la calidad de vida de los veracruzanos, se incluye la terminación de la autopista Tuxpan-Tampico, la ampliación y modernización tanto del puerto de Veracruz como del aeropuerto El Lencero, en Xalapa.

Peña Nieto anunció la inversión de 1.25 billones de pesos para el desarrollo de 189 proyectos de la región sur-sureste del país, donde se ubica Veracruz, para detonar el potencial turístico, agropecuario, energético e industrial, así como para fortalecer su conectividad, y aseguró que esta es la región donde se realizará el mayor gasto de inversión en proyectos estratégicos para aumentar las oportunidades de superación y mejorar la calidad de vida de todos sus habitantes.

Así que habrá que esperar, a que como las enormes bolas de granizo que cayeron este domingo en Xalapa, empiecen a caer las enormes inversiones anunciadas por la presidencia de la República, para Veracruz y el sureste del país.

Visita nuestro portal de noticias de Veracruz: http://bitacoraveracruz.blogspot.mx 
Estamos en Twitter: @bitacoraveracru   
Búscanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G.

No hay comentarios:

Publicar un comentario