viernes, 21 de marzo de 2014

Las historias del Totonacapan que hay que contar





Por Miguel Angel Cristiani G.

Las historias que merecen ser contadas  van saliendo a tu encuentro en cada paso que das en el parque Takilhsukut, son tantas y todas ellas tan distintas, que corres el peligro de quedar  sepultado por ese alud de personajes y hechos de la cultura totonaca y quedar paralizado sin saber cuál de todas esas vivencias hay que comenzar a narrar.
 
Son revelaciones de los totonacas,  desde la revelación celestial de la tradicional ceremonia ritual de los voladores de Papantla, con el pequeño Aarón, que a sus apenas 12 años de vida, la mitad de su existencia es ya un valiente volador del palo sagrado.

Pero también están en la plaza principal, en el centro del parque, los voladores nahuas de Xochiapulco Puebla, que vienen con dos mujeres voladoras y el descenso en 13 vueltas, lo hacen con dos voladores en cada cuerda, con lo que hacen el descenso más espectacular. Pero no solo son los voladores de Papantla, también vienen los nahuas de Zoquiapan, Puebla, los totonacas de Caxhuacán, los nahuas de Cuetzalan Puebla y los Teneenek de San Luis Potosí.

Y qué decir de doña Juanita, que a sus 82 años en la Casa de la Alfarería, nos regala una sonrisa para la fotografía del recuerdo, al mismo tiempo que va dando forma a una vasija de barro, recuerda también que desde los 12 años de edad, su madre le dijo un buen día, “empieza a moldear la tierra para que vayas haciendo tus figuras”. Le preguntamos si sabía hacer las tradicionales caritas sonrientes –símbolo de identidad e identificación de la cultura del Totonacapan y la respuesta es casi inmediata ¡claro que sí!... El año pasado todavía las estuvimos haciendo.

O las historias Kantiyan –la casa de los ancianos- en donde  ocho hombres y cuatro mujeres, los más sabios de la colectividad, permiten la convivencia en espacio de armonía espiritual, en donde los abuelos encabezados por don Juan Simbrón Méndez te van guiando con sus pláticas. En el Kantiyán las ceremonias y las palabras surgen todos los días, en ceremoniales desde las 9:00 de la mañana con el Saludo al Sol, la Oración de medio día y por la tarde a las 16:00 horas el agradecimiento por el día.

Las charlas con la palabra de los Abuelos –como medio de revelación del don, empiezan desde las 10 de la mañana hasta el mediodía y por la tarde desde las 14 a las 16 horas.

En el recorrido, te tiene que topar, con la Casa de la Carpintería, en donde diestros artesanos están produciendo desde decenas de flautas y tamborines, hasta verdaderas obras de arte del tallado en madera de cedro, con sus máscaras de personajes de las danzas multicolores.

Tienes que estar pendiente, para que no se te escape ninguna imagen de fotografía –verdad Rey, verdad Pinito, verdad Alfredo- que casi casi hay que alcanzar la homnipresencia, para poder estar al mismo tiempo, en la espera de que empiece la ceremonia ritual de descenso de los voladores, que ya están danzando en ese pequeño cuadro de madera a 28 metros de altura y salir corriendo hacia la Plaza del Danzante, en donde se están presentando de manera casi ininterrumpida, uno detrás de otro, los grupos de danzantes del Totonacapan.

Ahí están los tecolines, los Moros y españoles, los Toreadores, los Quetzales, San Migules, Huehues, Tejoneros, Ormegas, Negritos, Lacapiscuyos, la Danza de los Viejitos, Santiagueros, Xalastu y Matarachines.

Como si todo eso no fuera suficiente colorido, ritmo y danza, también llegan a la Plaza del Danzante la tradicional Danza del Venado Yaqui de Sonora y la Danza Morisma de Zumpehuacán del Estado de México.

Pero tampoco hay que perderse la conferencia “Restauración y conservación de la zona arqueológica de El Tajín, dentro del Proyecto Tajín, durante la temporada 1984-1992 a cargo de René Ortega Guevara, o la plática de Arturo Pascual  Soto El Tajín más allá de El Tajín: guerras y territorio en el ocaso de la civilización.
Esas son solamente unas muestras, de las cinco mil actividades culturales y artísticas, que se dan en tan solo cinco días, teniendo como escenario el parque Takilhsukut, falta por visitar el otro escenario de la Cumbre Tajín, la zona arqueológica, pero como diría la nana Goya…esa es otra historia, que también habremos de contar… 

Visita nuestro portal de noticias de Veracruz: http://bitacoraveracruz.blogspot.mx /
Estamos en Twitter: @bitacoraveracru   
Búscanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G

No hay comentarios:

Publicar un comentario