viernes, 2 de noviembre de 2012

Segundo Informe de desgobierno



Estamos a poco menos de dos semanas, de que el gobernador del estado de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa rinda lo que será su segundo informe de labores, el próximo jueves 15 de noviembre, ante el Congreso del Estado, en donde deberá dar a conocer en detalle los avances de su administración.

Resultará interesante conocer los números y cifras con los que se pretenderá convencer a los veracruzanos de que en los últimos dos años, de la actual administración gubernamental, se ha conseguido ir hacia “Adelante”.     
                                                                                                       
Porque ese es el título que se dio al principal programa de gobierno, que fue presentado el 12 de mayo pero del 2011, en un evento masivo en la capital del estado, con bombo y platillos, apoyado por una intensa campaña de publicidad en prácticamente todos los medios de comunicación, televisión, impresos, radio y espectaculares dieron cuenta del programa que sería la columna vertebral de la administración.

A dos años de distancia, es tiempo de hacer evaluaciones de lo anunciado, para ver que tanto se ha logrado cumplir con todo lo prometido.

Hay que recordar que en ese entonces, se dijo que el programa "Adelante" “pretende abatir la pobreza de un millón 400 mil veracruzanos, a través de acciones concretas y focalizadas, como erradicar en 100 por ciento las viviendas con piso de tierra, construir 200 mil viviendas dignas en los 15 municipios marginados del Estado y mejorar los indicadores sociales de 37 municipios de mayor pobreza de la Entidad” aseguró el gobernador Javier Duarte de Ochoa.

Se anunció al programa Adelante como “una estrategia de trabajo que a través de 300 subprogramas atenderá los rubros más importantes del desarrollo humano: salud, educación, alimentación, servicios básicos y acciones de mejora para procurar una vivienda digna.

Por lo que ahora es momento oportuno, más allá de las cifras alegres que suelen enmarcar los informes de gobierno, contrastar con la realidad de los hechos que viven los veracruzanos, hasta donde se ha avanzado hacia adelante, porque en muchos de los rubros se tiene la impresión de que no solo no se han mantenido iguales sino que ha habido disminuciones, debido entre otras cuestiones, a la falta de recursos para apoyar esos programas.

Porque desde su origen, se presentó el programa como un ejercicio en materia de política social compartido, entre el gobierno y los beneficiarios, pero si el gobierno no ha dado los apoyos, mucho menos quienes deberían aplicarlos han podido hacer su parte.

En la presentación de Adelante se dijo que una de las características del programa es que es “complementaria” ya que se pretendía la suma de esfuerzos, recursos, voluntades y capacidades de los diferentes órdenes de gobierno, de las organizaciones de la sociedad civil y de la iniciativa privada.
Es decir, que se pretendía que no solo el gobierno hiciera su trabajo, sino que también las organizaciones de la sociedad civil y hasta la iniciativa privada tomaran parte de las acciones para combatir la pobreza de los veracruzanos.

La segunda característica es que es focalizado, porque aplica acciones gubernamentales dirigidas a localidades y personas que presentan mayores carencias y rezago social.

Habría que preguntarle a los habitantes de esas localidades con mayores carencias, en qué medida y hasta donde se les ha apoyado en la realidad y no solo en el papel y las cifras.

El tercer rasgo de “Adelante” se dijo es que es transversal, porque a través del trabajo coordinado de instituciones, estrategias, diagnósticos y acciones incorporadas a objetivos comunes del desarrollo social, y acordes con cada región económica del Estado.

Efectivamente, a cada una de las principales dependencias del estado, se le asignó y encargó específicamente trabajar en esas comunidades, pero habría que contrastar hasta donde se avanzó en esos propósitos.

El cuarto punto es por sustentable, pues se basa en el respeto, cuidado y preservación de los recursos naturales y el desarrollo de las actividades productivas.

El quinto elemento es por solidario, ya que la sociedad civil aporta en favor de la lucha contra la pobreza que nos lastima a todos.

Ante la incapacidad del gobierno para dar respuesta a lo que es su obligación, se recurre cada vez más con mayor frecuencia a pedir a la sociedad civil que aporte a favor no solo a favor de los pobres, sino también de quienes se encuentran en una situación de desgracia temporal, como ocurre con los huracanes y otros fenómenos naturales, en que los apoyos más importantes son de la ciudadanía que aporta recursos que deberían ser brindados por las autoridades.

La sexta característica es que es transparente, pues los apoyos estarán abiertos al escrutinio público y se informará puntualmente de los recursos, avances y resultados.

Respecto de esta sexta “característica” del programa Adelante, como diría don Pedro Ferriz “no sabemos si ponernos a llorar o reír”, porque francamente es la mayor tomada de pelo que pueda existir, pues esa información “puntual de los recursos, avances y resultados” solamente los conocen los encargados de elaborarlas, pero en ninguna página del gobierno están disponibles.

El séptimo elemento y uno de los más importantes es la característica de corresponsable, porque los beneficiarios de los programas serán los protagonistas de su propio desarrollo.

Con ello nadie se puede llamar engañado, porque claramente se dijo que los beneficiarios serían los protagonistas de su propio desarrollo, pero si no se les brindan los apoyos materiales necesarios por parte de gobierno, aunque la gente quiera hacer las cosas, sino tiene con qué, pues cual desarrollo, se queda en puro rollo.

Habrá que ver si de los 155 municipios que encabezan la lista de los más rezagados del país, dentro de los que se encuentran 15 veracruzanos, cuantos han sido dados de baja de esa relación, gracias al programa Adelante.
También si son menos los 3 millones de personas que no son derechohabientes a la seguridad social y 620 mil continúan sin saber leer ni escribir.

En qué medida se restaron a los 468 mil hogares que carecen de servicio de agua y 310 mil que no cuentan con drenaje; 62 mil casas que no tienen energía eléctrica y 232 mil que continúan con piso de tierra.

Cuántos de los más de un millón 400 mil veracruzanos viven en pobreza extrema; la mayoría de ellos de pueblos indígenas, en donde las cifras del rezago se hacen más evidentes, han abandonado esa condición de pobres.
Habrá que esperar entonces, unos cuantos días, para conocer en el Segundo Informe de Gobierno, las cifras alegres y el canto de las sirenas, que pretendan convencer de que los veracruzanos vamos hacia adelante y no al contrario.
Visita nuestro portal de noticias de Veracruz:    http://bitacoraveracruz.blogspot.com
Estamos en Twitter:  @bitacoraveracru   
Búscanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G.

No hay comentarios:

Publicar un comentario