martes, 6 de noviembre de 2012

PROMETEr, no empobrece


Cada administración de gobierno estatal o federal pretende ser más eficiente que todos los anteriores y para ello, establece planes y programas, con los que se asegura, que se avanzará en la resolución de los problemas que aquejan a los veracruzanos y en general a los mexicanos.

Así las cosas, dependiendo del grado de populismo con que se acompañen esos programas sociales, dependerán los efectos y logros alcanzados.
A nivel federal, desde tiempo de Luis Echeverría Álvarez en la presidencia de la república, surgió el programa de Solidaridad, en el que como su nombre lo indica, todas las dependencias y hasta organizaciones civiles deberían de trabajar en solidaridad con los que menos tienen, los más pobres, aunque en el fondo también sirvió para que muchos pobre se hicieran ricos, pero esos fueron los pocos funcionarios a quienes les tocó mal administrar los recursos.
No había lugar a donde llegara el Presidente Echeverría, en donde no le pidieran y ordenara la construcción de una escuela, clínica médica, equipos, hasta camiones para viajes de estudios, que al poco tiempo quedaban en los talleres mecánicos por falta de mantenimiento, pero ese era el estilo personal de gobernar.
Más recientemente, en el gobierno federal de Felipe Calderón el plan se denomina Oportunidades y abarca diversos conceptos de ayuda social, enfocados todos a combatir la pobreza, aunque también se asegura que en realidad sirve para manipular y controlar el voto de las clases más necesitadas.
A nivel estatal, en el pasado cercano, el gobernador Fidel Herrera Beltrán implementó su Plan Veracruzano de Desarrollo, que en el aspecto social se denominó Fidelidad, que se marcó metas sexenales, que según afirmó en su momento el propio mandatario, se lograron superar en los primeros tres años de su administración.
Ahora en la actualidad que estamos viviendo los veracruzanos, el gobernador Javier Duarte de Ochoa arrancó su administración con el anuncio del programa social de su gobierno denominado Adelante, que habría de combatir y disminuir la pobreza que aqueja y sufren millones de paisanos, pero fue más bien una campaña publicitaria, que poco se vio impactada en las zonas marginadas.
Ante la falta de recursos económicos para operar efectivamente el programa Adelante, entonces se cambió la estafeta, al programa que pomposamente se denominó “Un Día una obra” que se supone que todos los días realiza la inauguración de una obra de beneficio social. 
Pero hay que hacer la aclaración que la mayoría de esas obras en las que se muestra a los funcionarios cortando el listón inaugural, son con recursos municipales, es decir son obras que los municipios construyen, pero que el gobierno del estado se adorna con las mismas.
Porque son contadas, muy contadas, las obras que ha realizado el gobierno del estado con recursos propios, que no provengan de la federación o de los municipios.
Todo esto viene a colación, porque este lunes, en Boca del Río, el gobernador del estado Javier Duarte de Ochoa anunció la creación de un nuevo programa, se trata del  Programa de Mejora de Trámites Estatales, que según aseguró el mandatario “situará al estado a la vanguardia global en el funcionamiento del sector público e implica re ingenierías en 42 dependencias estatales, todas las que tienen algún contacto con el ciudadano”.
El PROMETE, se supone que obligará a las dependencias del estado a evitar y disminuir trámites innecesarios  lo cual no es nada nuevo y como decíamos al principio, se viene haciendo cada seis años, con diferente nombre, con otras palabras, pero al final de cuentas los resultados son los mismos.
La política del gatopardismo, es decir, se hace como que se cambia, para que todo siga igual.
Porque según el anuncio del gobernador Javier Duarte de Ochoa, “a través de esta estrategia, también se reforzará el combate a la corrupción y cerrará el paso a la discrecionalidad”.
Ojalá y el Programa de Mejora de Trámites Estatales funcionara, al menos en esos dos propósitos de combatir la corrupción y eliminar la discrecionalidad con que se ha trabajado hasta ahora.
Así entonces, se podría conocer a dónde fueron a parar los miles de millones de la deuda contraída al final de la pasada administración estatal, supuestamente para atender los daños de los fenómenos meteorológicos, que todavía hoy a dos años de distancia siguen sin ser resueltos y atendidos por falta de recursos.
Si en realidad funciona el programa PROMETE entonces se podrá conocer a donde fueron a parar los millones de pesos que se han tenido que pagar a los constructores y proveedores del gobierno estatal, que todavía no termina de liquidar a estas fechas.
Qué bueno que ahora PROMETE permitirá saber por qué se encuentra en quiebra las finanzas del Instituto de Pensiones del Estado.
Qué bueno que finalmente se habrá de revelar porqué los millones de pesos descontados a maestros de la SEV no fueron cargados en su momento a las cuentas del FOVISSSTE.
Que bien que con este novedoso programa PROMETE además de “situará a la entidad a la vanguardia global en el funcionamiento del sector público” también se puedan revelar los destinos que tuvieron esos miles de millones de pesos, que han mantenido a la entidad a la vanguardia nacional, pero en el pago de deudas, deudas de todos los veracruzanos, pero que solo unos cuantos, están disfrutando.
Porque de otra manera, PROMETE será solamente eso, un programa más que promete, pero no cumple.

Visita nuestro portal de noticias de Veracruz:    http://bitacoraveracruz.blogspot.com 
Estamos en Twitter: @bitacoraveracru   
Búscanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G.

No hay comentarios:

Publicar un comentario