miércoles, 31 de octubre de 2012

Caso Regina: ¡No les creemos!



Lejos de esclarecer, el anuncio de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Veracruz, de que luego de seis meses de ocurrido, fue resuelto el asesinato de la periodista y corresponsal de la revista Proceso en Xalapa Regina Martínez Pérez, presentando a uno de dos presuntos culpables.

De acuerdo con lo informado por el Procurador de Justicia de Veracruz, Amadeo Flores Espinosa los victimarios responden a los nombres de Jorge Antonio Hernández Silva, alias El Silva, detenido y confeso, y José Adrián Hernández Domínguez, alias El Jarocho, para cuya localización se ha solicitado la colaboración de todas las fiscalías del país.

El móvil del asesinato sería el robo.

Pero como no se permitieron preguntas a los reporteros que fueron convocados a una conferencia de prensa, que en realidad fue un monólogo de las autoridades porque no se permitieron preguntas, se tienen muchas preguntas que hasta el momento, luego de más de seis meses, casi medio año, no tienen una respuesta sobre el crimen de Regina Martínez.

Lo primero es ¿porqué tanto tiempo en la investigación?

Nosotros no somos policías investigadores, pero la lógica –elemental-  mi querido Watson, es que se tendría que interrogar a los vecinos y posibles testigos para obtener información sobre quienes hubieran entrado y salido del domicilio de la víctima.

Pareciera que nuestros brillantes investigadores no ven ni siquiera las series policiacas gringas, en donde cuando ocurre un asesinato, lo primero que hacen es preguntar a los vecinos y testigos, para empezar a tener información.

Pero lo que se temió desde un principio, de que se “presentara” ante los medios a un culpable, para supuestamente resolver el caso, finalmente ocurrió cuando luego de medio año, finalmente se mostró la foto de Jorge Antonio Hernández Silva, alias El Silva, “detenido y confeso”, aunque el principal agresor José Adrián Hernández Domínguez, alias El Jarocho se encuentra prófugo.

Los dos “mal vivientes” ya tenían antecedentes penales, porque habrían estado presos en Pacho Viejo, en donde se conocieron.

Entonces surge la otra duda, si ya se tiene identificado a José Adrián Hernández Domínguez, alias El Jarocho como el otro asesino, con antecedentes, porqué no se mostró –cuando menos- su foto para que como se dijo, se busque localizarlo para su detención.

Acaso se pretende hacer una telenovela, de entrega por capítulos, en la que en otra “conferencia-monólogo” se muestren las fotos de frente y perfil con que debió quedar fichado en el penal de Pacho Viejo.

La otra interrogante sin respuesta hasta el momento, si el móvil del crimen fue el robo –como anunció la Procuraduría- que indagó hasta quien le compró los artículos robados esa noche del 28 de abril del domicilio de la periodista, entre ellas su computadora portátil, ¿porqué no se consignó al que compró lo robado?.

¿En dónde quedaron la computadora y los otros objetos faltantes?
Mientras no aparezca la computadora –con sus contenidos- pues no se puede asegurar como se dijo que finalmente habría sido resuelto el asesinato de la periodista veracruzana.

Porque para decirlo en términos de Días de Muertos, con la presentación de un presunto responsable, sin pruebas físicas, como serían la aparición de la computadora y lo robado, pues simplemente nos estarían haciendo “de chivo los tamales”.

Por eso, a seis meses de ocurrido el asesinato de Regina, tenemos que repetir lo declarado por los directivos de la revista Proceso, luego de que se entrevistaron en Casa de Gobierno en Xalapa con el gobernador Javier Duarte:
¡No les creemos!

Visita nuestro portal de noticias de Veracruz:    http://bitacoraveracruz.blogspot.com
Agréganos en Twitter: @bitacoraveracru 
Búscanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G.

No hay comentarios:

Publicar un comentario