miércoles, 30 de mayo de 2012

El Iceberg de la Torre Pediátrica de Veracruz




La punta visible del iceberg de la corrupción, en el estado no próspero de Veracruz, está representada por la construcción de la Torre Pediátrica en el puerto de Veracruz, que no obstante que las autoridades estatales de la pasada administración anunciaron haber recibido los 190 millones de pesos para su construcción, a la fecha en el presente, no tiene ni el 25 por ciento de avance.


Para algunos observadores políticos, el anuncio espectacular del gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa respecto a emitir un decreto para que funcionarios públicos se practiquen exámenes antidrogas dos veces por año, no fue más que un distractor mediático, para tratar de desviar la atención, luego que a en la televisión nacional, se manejó un reportaje de Denise Dresde donde detalla los atrasos y aparentes desvíos de recursos multimillonarios.

Por mucho menos que eso, un juez federal acaba de dictar auto de formal prisión contra el ex gobernador de Baja California, Narciso Agúndez Montaño, acusado del delito de peculado por acaparamiento de unos terrenos.

Por eso es que para tratar de meter un tema en la agenda política veracruzana, se sacó de la chistera, el asunto de los exámenes antidrogas, cuando lo lógico es que si algún funcionario es drogadicto, debe ser separado del puesto, así de simple y dejarse de andar con cuentos chinos.

Porque por otra parte, el anunciar que se harán exámenes antidoping dos veces al año, significa que entonces los hombres y mujeres que cobran como funcionarios públicos en el gobierno de la administración de Javier Duarte de Ochoa no son los mejores que deberían estar en esos cargos públicos, motivo de más para ser separados definitivamente y no solo temporalmente, mientras se rehabilitan, ajá.

El problema de la falta de recursos para terminar la llamada Torre Pediátrica a un costado del Hospital Regional de Veracruz no es cualquier cosa, porque independientemente de la desaparición de esos 190 millones de pesos que el entonces gobernador del estado Javier Duarte de Ochoa anunció haber recibido de la federación, el caso es que por no estar terminada, se tienen que seguir “atendiendo” a los infantes en el nosocomio regional del puerto, en donde solamente se tienen 6 camas para atender a un promedio de 150 infantes.

La llamada Torre Pediátrica no es cualquier centro de atención médica, es un edificio de alta especialidad en donde se supone deberían de estar siendo atendidos desde ya, los niños que requieren tratamientos de cáncer o los que sufren quemaduras.

Son criaturas que están librando batallas diarias por sobrevivir y que por causas aún no justificadas plenamente, tienen que estar sufriendo, aún más del drama de su enfermedad, por no contar con las instalaciones médicas adecuadas.

Pero qué bueno, que el gobernador del estado próspero de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa se le haya ocurrido firmar un decreto, para que los 3 mil funcionarios públicos se practiquen dos veces al año exámenes toxicológicos, mientras que hay otros asuntos que requieren y reclaman su atención, como lo es sin lugar a dudas la terminación de la Torre Pediátrica anexa al Hospital Regional de Veracruz.

Para ver el video donde el entonces gobernador del estado Fidel Herrera Beltrán anuncia que está asegurada la terminación de la Torre Pediátrica y que ya se habían recibido los 190 millones de pesos, hagan click en la siguiente dirección:
Visita nuestro portal de noticias de Veracruz:    http://bitacoraveracruz.blogspot.com
Estamos en twitter: @bitacoraveracru   
Búscanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G.

No hay comentarios:

Publicar un comentario